La senadora nacional Silvia Giacoppo (UCR/Cambia Jujuy) se refirió a la situación vivida por Milagro Sala durante el fin de semana. Al respecto señaló que “hace dos semanas que nadie nombra a Milagro Sala en medios nacionales. Tenía que aparecer de nuevo y generaron esta es una acción para victimizarla. No hubo agresión física ni autolesión. Tampoco supuesto intento de suicidio. Todo es un gran invento”.

“Es mentira que Milagro Sala se haya autolesionado con una tijera. No presenta heridas punzocortantes de ningún tipo” resaltó la senadora jujeña y agregó que “hay una disputa de poder dentro de la Unidad Penal N° 3, porque Sala quiere ejercer autoridad sobre las internas y éstas no lo aceptan”.

Giacoppo afirmó que “en el marco de los códigos criminales, Sala quiere comandar el grupo interno pero se encuentra con la resistencia de la interna Maldonado, ex tupaquera, a la que Sala le recrimina ser una “desagradecida”, porque dice haberle dado casa y auto.

Por su parte, Maldonado reclama que Sala ocupa desmedidamente los espacios de esparcimiento con sus frecuentes visitantes.

Como Sala no puede controlar internamente, de allí su estado de furia del miércoles. Pero no se infligió ningún tipo de lesión”.

“Esto es típico de los criminales: hacerse los locos o autoflagelarse para eludir la justicia y la cárcel” señaló Giacoppo y destacó que “al día siguiente, muy campante, Sala celebró el jueves de Comadres en el penal con sus amigos. La hizo llevar a la cantante Mónica Pantoja, quien amenizó el festejo hasta las 18 horas, que es cuando terminó todo. Como se sabe, Pantoja está estrechamente ligada a Milagro Sala desde hace tiempo y adhiere a los pedidos de liberación”.

“O sea: Sala comadreó como cualquiera hasta las 18 horas. A las 19 horas, luego de carnavalear, fue trasladada a conocer causas de imputación en la Fiscalía N° 7. Antes, fue examinada por una psicóloga, quien declaró que estaba en condiciones de presentarse.

Los días viernes, sábado y el propio domingo, Sala desarrolló sus actividades normalmente, con visitas de amigos y familiares, sin realizar ningún tipo de queja ni denuncia, hasta que se publicó en un medio de alcance nacional la falsa noticia de que habría intentado suicidarse o que habría sido agredida por otra interna”, concluyó.