La diputada nacional Alejandra Martínez expresó su rotundo respaldo a las acciones que ha llevado adelante la justicia de Jujuy frente a la denuncia promovida por el Gobierno Provincial y que derivó en la detención de la dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala.

La legisladora nacional analizó que el acampe que ha llevado adelante la organización Tupac Amaru “es la manifestación de una líder que resiste la posibilidad de perder poder económico y político, un poder construido en base al manejo de fondos públicos y el abuso sistemático a las libertades de las personas necesitadas de la ayuda social”.

“El poder que tuvo Sala -agregó- devino en incalculables ingresos y en un sistema de enriquecimiento que se basó en el manejo absolutamente discrecional, extorsivo y perverso de recursos sociales”.

Además la legisladora consideró que “el acampe no es pacífico. No es pacífico violar los derechos de otros, de empresarios, de comerciantes que están soportando enormes pérdidas económicas, los derechos de los vecinos que viven en los alrededores y que están obligados a soportar condiciones deplorables de convivencia”.

Valoró la diputada Martínez lo sucedido. “Es una señal positiva para la gente que estuvo en estado de absoluta vulnerabilidad, que estuvo sometida por necesitar la ayuda social. Es además la señal de un estado presente y un síntoma de una liberación para los más pobres”.

“Lo que ocurrió en Jujuy es perverso “se ha sometido y se ha atemorizado a miles de personas, Y esto lo hizo Sala, una líder que exigió a los beneficiarios aportes de dineros y favores de todo tipo, inclusive políticos. Un sistema perverso que terminó poniendo a las víctimas en la obligación de tener que expresarle gratitud a la líder de la Tupac”, cerró.