Normando Álvarez García, ministro de Trabajo y Empleo, advirtió que el proyecto de intervención que impulsa el senador Guillermo Snopek “no es al Poder Judicial ni al Gobierno de la Provincia, es a Jujuy” y enfatizó que “la ciudadanía tiene que reaccionar a tamaña intención de volver a un pasado violento que los jujeños democráticamente decidimos dejar atrás”.

Además, aseguró que “no permitiremos este atropello, cuyo fin único es la libertad de Milagro Sala y con ello la impunidad” y alertó que “el problema es que el kirchnerismo no lo expresa abiertamente”.

En otro orden, lamentó que “un jujeño, miembro de una tradicional familia de suma importancia en el peronismo, plantee la intervención a un poder de su propia provincia, esto habla muy mal de él y refleja que no tiene personalidad para tomar decisiones” y afirmó que “todos saben que fue mandado a presentar el proyecto de intervención”.

Consideró que “los jujeños tienen que saber que esto no tiene pies ni cabeza, por cuanto el senador en su proyecto habla de la injerencia del Poder Ejecutivo en la designación de jueces y funcionarios, olvidando que el 99 por ciento de ellos fue nombrado por gobiernos de su partido y su familia”. “Como mínimo el proyecto es muy malo, por eso los jujeños tienen que reaccionar”, sentenció.

En cuanto a las objeciones al Superior Tribunal de Justicia, Álvarez García resaltó el correcto, normal y libre funcionamiento de la Legislatura, en cuyo ámbito se sustancia un juicio político en contra del juez Pablo Baca por el caso de los cuestionados audios. “Las acusaciones son sobre una persona, no al Poder Judicial, por lo tanto es inexplicable pretender una intervención a toda la justicia”, señaló finalmente.