El intento, a través de un proyecto de ley, de intervención del Poder Judicial de la Provincia de Jujuy, iniciado por un senador kirchnerista de aquella provincia, resume un nuevo atropello hacia las instituciones de la República y hacia la régimen democrático en cuanto a expresión de la voluntad de los ciudadanos.

De la lectura pormenorizada de los fundamentos del temerario proyecto, más allá de interpretaciones capciosas del Estado de Derecho, se desprende la intolerancia y la prepotencia de quienes no aceptan la convivencia con quienes piensan distinto, el resentimiento por la derrota electoral en aquella provincia y la negligencia hacia el pluralismo.

Nadie discute el derecho del senador Snopek de presentar proyecto de ley, aun aquellos que rozan o encubren una actitud cuasi golpista. Se trata de no disfrazar con argumentos pseudo jurídicos el atentar contra la separación de poderes y la independencia de un poder judicial que dicta condenas en base a pruebas y actúa sujeto a derecho.

Es de urgencia que el gobierno nacional y el partido oficialista se pronuncien de forma negativa sobre este lamentable proyecto. Al menos para mostrar distancia frente a otro avance sobre el federalismo y la institucionalidad.

Daniel Salvador
Presidente del Comité de la Unión Cívica Radical de la Provincia de Buenos Aires