La diputada provincial Cynthia Alvarado defendió la transformación de la educación superior encarada por el gobernador Gerardo Morales y afirmó que durante años “se escondieron bajo la alfombra las consecuencias de diplomar muchos más docentes que los que caben en el mercado laboral, sin prever la especialización de estos mismos egresados en las disciplinas que hoy demanda la sociedad”.

Tras remarcar que no hubo ni habrá cierre de carreras, la legisladora dijo que por el contrario, para 2020 se llevarán de 33 a 42 las carreras de Formación Docente y que se ampliará la oferta de Formación Técnica Superior que llegará a 72 carreras, “todo esto sin que ningún docente quede sin trabajo y garantizando que todos los alumnos que ya hayan iniciado sus estudios puedan terminar sus carreras sin inconvenientes”.

“Lo que está haciendo el Ministerio de Educación es un trabajo junto a los institutos para que se tengan nuevas ofertas acordes a las necesidades de nuestra Provincia y garantizando a los futuros docentes que tendrán dónde realizar sus prácticas y residencias”, precisó.

Alvarado recordó que los aportes dejados por estudiantes y padres en las mesas de diálogo del Pacto Social por la Educación “identifican claramente la imperiosa necesidad de cambiar viejas carreras por otras que tengan salida laboral y sintonicen con los nuevos tiempos”.

“Vivimos en un mundo de cambios cada vez más rápidos y profundos; pretender que el sistema educativo siga igual como si nada pasara es inadmisible”, subrayó para poner de relieve que “los hombres y mujeres de este Gobierno no llegamos a la gestión para quedarnos de brazos cruzados ante los problemas como sí hizo la dirigencia que hoy, con la misma irresponsabilidad de antaño, se opone a la transformación de la educación superior de la Provincia y pretende más de lo mismo, no importa si es o no lo mejor para nuestros jóvenes. Como bien dijo nuestro gobernador: no hay revolución productiva sin revolución educativa”.

La legisladora, además, condenó la politización del tema por diputados opositores: “les pedimos que dejen de pensar en intereses que caben en un mosaico y piensen en lo que realmente le conviene a los estudiantes y a la Provincia. Hoy se quieren presentar como los paladines de la escuela pública pero son los mismos que defendían con uñas y dientes a los CEIJAS, verdaderos engendros de educación privada que hacían lo que querían con los alumnos”, observó.

“Para nosotros –dijo- cuidar y fortalecer la educación pública es, ante todo, poner a la educación en el siglo XXI, colocando a los educandos en el centro de las acciones porque ellos son lo más importante y la razón de ser de la política educativa”.

Además estimó que "así como la salud, la educación no escapa a la exigencia cada vez mayor de especializaciones” y explicó que ese es uno de los aspectos de la transformación que se vincula directamente con la mejora de la calidad educativa y con la ampliación del campo laboral de los docentes.