El resultado de las PASO nos planteó un sinfín de interrogantes acerca de la gestión de gobierno, de lo que la sociedad requiere y elige al momento de votar, de los desafíos a encarar en el futuro inmediato.

Pero, ¿Estamos preparados, como sociedad, para reconocer los errores del pasado y crecer?

El Gobierno escuchó el mensaje de las urnas y busca, de manera consensuada, corregir errores y encontrar las soluciones que hacen falta.

Esa fue una característica de este gobierno y todos, desde el presidente hasta los legisladores que integramos los bloques parlamentarios, hemos perseguido el diálogo como forma de abordar los temas en pos del beneficio de todos.

Hubo errores, claro. Faltó clarificar que país recibíamos al asumir y, tal vez, no se dimensionó de manera correcta el impacto de la crisis inicial. Pero siempre se reconocieron esas falencias y se intentó corregir el rumbo con la clara determinación de sentar bases sólidas para avanzar en un país distinto. Que pueda crecer, haciendo lo que había que hacer.

Por otra parte, en la oposición –esos que gobernaron 12 años- no se advierten signos de reconocimiento de los errores que cometieron. Acaso, que Cristina haya designado a Alberto Fernández, un crítico de su gestión, debe considerarse como un reconocimiento? O es una manera de condicionarlo en su rol de candidato? Quien piensa (y quien decide) en esa fórmula? Difícil creer que sea él. Difícil creer que pueda contener al ala dura del kirchnerismo o a los movimientos sociales, como el de Juan Grabois, por ejemplo.

De hecho, han decidido tomar las calles, los shoppings, las rutas, los accesos –como en el caso de Iguazú, con agresión a turistas-. Volver para ser mejores, dijo el candidato del Frente de Todos. No es lo que muestran. No es lo que son. Parece que no entendieran el funcionamiento de la democracia.

Hoy, a pedido de la oposición, se va a tratar en el Congreso la modificación de la emergencia alimentaria. El presidente mismo dijo que contaban con el gobierno para tratarlo. Los legisladores oficialistas manifestaron su intención de bajar al recinto a dar la discusión. La ministra Stanley está en contacto permanente con las organizaciones sociales buscando soluciones. Parece que no alcanza. Igual salen a las calles a complicarle la vida a los demás trabajadores. Toman los centros comerciales intimidando a todos. La prepotencia y la extorsión como método. No queremos eso.

Como jujeña he vivido la peor de esas expresiones con Milagro Sala. A quien le dieron vía libre en mi provincia. Ella hizo uso y abuso del poder que le otorgaron desde la Casa Rosada y nos mantuvo de rehenes a todos los jujeños a base de amenazas y se quedó con la plata y los sueños de todos.

Sabiendo que hay mucho por mejorar, estoy convencida de que estamos en camino hacia un futuro mejor, con las bases consolidadas para iniciar el camino del crecimiento y del definitivo despegue de Argentina. Hoy tenemos una sociedad madura que se informa, sabe y conoce los temas. Y un gobierno que escucha. Aprender de los errores ayuda a crecer. Corregir esos errores es parte de ese proceso que mira hacia adelante.

Es este un buen momento para reflexionar si repetimos errores del pasado o fortalecemos nuestro futuro. En octubre deberemos decidirlo.

*Silvia Giacoppo, Senadora Nacional por Jujuy (UCR/Juntos por el Cambio)